viernes, 26 de noviembre de 2010

Acentazo

Enciendo la televisión para ver si así concilio el sueño (hecho de por si absurdo). Hace mucho calor y sudo mucho, mucho. Abro la ventana y no entra nada de aire solo ruido. Waterpolo, campeonato de algo, España contra Serbia. El mareo, a causa de todo el alcohol que he bebido, me impide ver el marcador, pero por la efusividad del narrador entiendo que esta en un palmo, que la victoria (épica) o la derrota (dolorosa e injusta) se decidirá en los últimos instantes. El narrador se emociona, hace inflexiones de voz, es didáctico y pasional, tiene un acento catalán que me gusta.

Oigo, por que ya he decidido cerrar los ojos, que Marvin Gaye se dispone a lanzar y a anotar, que Marvin Gaye esta jugando de lujo, que Marvin Gaye no sé cuanto y si se más. Intento incorporarme para ver el milagro, para presenciar (con esa cercanía ilusoria que nos permite la televisión). En un momento de lucidez etílica lo veo claro, hay dos detalles que impiden el milagro: Marvin Gaye es Americano (imposibilidad jurídica de jugar con España) y además esta Muerto (imposibilidad material). Al final empate.





(Para los interasados dormi mucho y muy bien, lo cual no me impidio despertarme con un dolor de cabeza tremendo y la sensación de haberme comido un cenicero lleno)

2 comentarios:

Miriam dijo...

¿¿Y cómo se llamaba en realidad??

Azul (MrBlue) dijo...

si pinchas en Marvin Gaye verás la ficha completa del jugador: Marc Minguell !!!