martes, 11 de octubre de 2011

Pusilánime

Walter White era un medroso y pasivo profesor de Química para alumnos de secundaria. Su salario no le alcanza. Tiene un trabajo extra en un lavadero de coches. Un trabajo insultante tanto para su inteligencia como por la manera en que es tratado por su jefe. Siempre ha carecido de valor. Es un pusilánime. Un blandengue.  Es el objeto de burla del ignorante de su cuñado.
De repente, como siempre claro, el Cáncer.
Su mujer embarazada. Un hijo adolescente minusválido. Un año, tal vez menos, de vida.
Se acuerda de Jesse Pinkman. Un imbécil, un camello chapucero, un niño mimado acomodado en la molicie. Con sus conocimientos químicos y los contactos de Pinkman en el mundo del hampa, puede llegar a conseguir dinero. Dinero para su familia ("a father provides"). Dinero para cuando él no este.
Dinero para la Universidad de sus hijos y dejarle la casa pagada a su mujer.


Hará falta mucha agua para despertar de este sueño Walter

Después de 52 capítulos:
- ¿dónde está el cáncer?
- ¿sigue siendo el dejar dinero para su familia la motivación de Walter?
- Jesse Pinkman. ¿alguno en la sala puede decir que es un imbécil?
- ¿Skyler White es, como me dijo un amigo, "la inocencia del sueño americano"?
- el cuñado, Hank, ¿sigue siendo el prototipo de Redneck, bruto, irrespetuoso e ignorante?
- existen muchas más preguntas que no formularé para evitar spoilers...


Walter al frente, sus dos mundos a los lados

Eso es lo que hace esta serie tan grande y maravillosa. Los puntos de finales (de momento, claro) parecen imposibles de alcanzar desde el punto de partida. Asistimos a una transformación gradual y lógica (lógica después de verlo) de los personajes, de la mutación de la historia, del desplazamiento del peso argumental. Las decisiones siempre son irreversibles. Y a su vez traen consecuencias incalculables. No existe la gratuidad. No hay tiempo para el arrepentimiento. Así la serie se convierte en un Universo en expansión. No sabemos hacia donde se dirige ni mucho menos cuál será el final. Lo que si sé es que Breaking Bad es, de lejos, la mejor serie en emisión.


3 comentarios:

spj dijo...

Skyler no es inocente para nada... Ni del sueño americano ni de cualquier otro sueño...

Azul (MrBlue) dijo...

me refiero a su evolución dentro de la serie....esa dulce señora embarazada como llega a perpetrar diversas argucias que incluso sorprenden a Saul Goodman (y eso, sin duda, es de nota!)
Abrazo!

Gran Junior dijo...

Tomo nota, ya voy por el cuarto capitulo y avanzando.