lunes, 20 de septiembre de 2010

sábado, 18 de septiembre de 2010

Batallador

Una fugaz mirada. Intensa mirada que atraviesa los recuerdos. Nítidos recuerdos de un país lejano, el Pasado. Indeleble Pasado cuyo trazo marca nuestra memoria. Caprichosa memoria que se mece al vaivén de la vida. Larga vida que avanza con paso marcial destruyendo lo que parecía eterno. Y solo tendremos nuestras batallas para saber que aquello fue.

Las batallas en el desierto

José Emilio Pacheco

Tusquets Editores, 77 páginas, 10€

martes, 14 de septiembre de 2010

E.L. Libro

He tenido la suerte de descubrir con E.L. Doctorow. A raíz de la publicación de "Homer y Langley" (una historia que conocía de oídas)compre el libro. Genial. Busco algo más a ver si hay suerte, compro "Ragtime". Genial. Busco algo más y encuentro "El libro de Daniel". La palabra genial ya la he utilizado dos veces y en este tercer caso se quedaría corta.

Multitud de voces, de estilos, de puntos de vista, de locura y sinrazón, de un todo articulado y desvertebrado, de inconexas relaciones que nos dan la visión(es) de Estados Unidos, de la política, de las relaciones personales, de lo sacro y lo profano. "El libro de Daniel" ha entrado directamente en lo más alto de las listas.



Doctorow no teme adentrarse en ningún tema. Hace lo que la literatura debe hacer, caminar por el precipicio, asomarse lo suficiente para (intentar) ver el fondo, para retratarlo, no miente, no adorna, no busca el final feliz. Religión, política, sexo. Todo aquello que el Nuevo Fascismo (la Corrección Política para el que no lo sepa) busca adornar, limar y endulzar para que los adolescentes disminuidos no se sientan heridos, ofendidos.

Pero si esto no fuera ya suficiente para que TODOS leyeran "El libro de Daniel" en sus páginas nos encontraremos con una variedad, con un ejercicio estilístico, en una complejidad de tramas, de voces, en una abrumadora exhibición, en una demostración de poderío con las palabras que deja, por lo menos a mí, en un estado de atontamiento gozoso similar al de la eyaculación tardía.

E.L. Doctorow
El libro de Daniel
Ed. Miscelánea
382 páginas, 19 Euros

jueves, 2 de septiembre de 2010

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Los Cooperantes

El conocido como el Hombre-Croqueta, durante años fantaseo con la idea de irrumpir en medio de un partido, atravesar el Bernabéu a todo correr, desnudo y enarbolando la bandera de Colombia. Por si fuera poco, como si alguien le pidiera alguna explicación, decía, algo así como, por la paz de Colombia, o por ayudar a los desplazados de la guerra, o frases de un calado similar.
Esta claro que nunca llevo a cabo su plan, no solo por ser una tontería, sino por que su buena acción no sería comprendida y alabada en su punto justo por los demás. Amén de un miedo insuperable a ser golpeado por la policía y la posterior revisión de su, tenebrosa, historia judicial.
El hombre-Croqueta me cae bien. Cuando se transforma en un Cooperante me parece de un necio superior.
(Apliquese según el caso y conveniencia)